Como Pedir Perdon

Todos metemos la pata a veces. Y es importante, cuando hemos errado, pedir perdon y hacer restitución lo mas pronto posible. A veces ni siquiera nos hemos dado cuenta que ofendimos a otra persona hasta que nos dicen. El pedir perdon tiene muchos factores, y vamos a platicar no mas algunos hoy.

No fue mi intención

Rara ves, especialmente en el matrimonio, ofendemos al otro intencionalmente. Suele ser algo que decimos o hacemos sin pensar. Pero, si herir fue o no nuestra intención al hacer o decir algo hiriente, no viene al caso en el momento de pedir perdon. Es decir, que no fuera nuestra intención no nos quita de la responsabilidad de haberlo hecho. Tampoco quita validez a como se siente la otra persona. Si ellos sienten ofendidos, hay que pedir perdon y hacer restitución.  Entonces si se vale decir, “Lo siento mucho, no fue mi intención herirte, pero es claro que lo hice. Voy a (meter aqui paso de restitución, o pregunta, ¿que puedo hacer para arreglar esto?) Me perdonas? No se vale decir, no quise ofenderte y dejar lo asi. Si la otra persona, especialmente si es nuestro conyuge, se siente ofendido herido, hay que dar validez a como ellos sienten.

No es para tanto

Cantar de Cantares, un libro de la Biblia que depicta una historia de amor bellisima, hay una parte donde el hombre le pide a su amada separarse con el por un tiempo juntos, diciendo, “Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven.” Y poco despues dice que deben cazar las zorras pequeñas porque, ” echan a perder las viñas.” Las cosas pequeñas pueden echar a perder, o podrir la viña de nuestro amor. Y, una de esas cosas es no tomar en serio y arreglar el asunto cuando todavia es pequeño. Mejor humillar nos y pedir perdon ahorita, sin ignorar o decir, “no es para tanto, no se porque se ofendio.” Caza ese actitud y quita lo de la viña de tu amor pidiendo perdon sinceramente. A fin de cuentas, si heriste a quien amas, si es para tanto. 

¿Como lo hago?

Hay muchas maneras legitimas y también ilegitimas de pedir perdon. Pero en nuestro hogar hemos encontrado que este metodo, aprendido de una maestra quien lo uso primero con sus estudiantes y despues para enseñar a sus propios hijos como pedir perdon, es muy bueno y cubre todo los aspectos. Es un pedir perdon en cuatro pasos:

  1. Lo siento que…
  2. Eso fue incorrecto porque…
  3. En el futuro voy a…
  4. ¿Me podrias perdonar?

Cada parte es importante. Decimos especificamente que sentimos. Nada vago. No, lo siento que estas ofendido-eso lo hace culpa/problema del otro. Tampoco, perdon por ofenderte. La cosa especifica, entonces, perdon por decir que …, perdon por no atender a esta cosa especifica que me pediste hacer, etc. Siempre la accion o las palabras puntuales que hirieron.

Decimos porque no fue apropiado eso. Es decir lo detras del accion que lo hace ofensivo. Entonces eso fue incorrecto porque fui irrespetuosa, porque te hice hacer doble trabajo, porque comunico que otra persona/cosa es mas importante que tu, etc. Esto ayuda a la otra persona a saber que entendemos el efecto en ellos de nuestra accion incorrecta.

En el futuro voy a… Esto es importante incluir porque son palabras positivas reafirmando lo que si vamos a hacer. Entonces, no decir, en futuro no me voy a burlar de tu familia. En ves, decir en futuro, voy a respetar a tus familiares. No, en futuro no olvidare llamar a fulanita. Sí, en futuro haré caso a lo que me estas pidiendo hacer. Palabras de accion positivas, dicho, obviamente con intención genuino de cumplir.

¿Me perdonas? Simplemente decir que lo sentimos no es suficiente. Tenemos que pedir a la otra persona que nos otorga su perdon por la ofensa. Sí, es poner el poder en sus manos. Y si no estan dispuestos todavia a perdonar nos entonces preguntamos que podemos hacer para restituir y cumplimos lo pedido. Pero, no dejamos de dar les a ellos y a nosotros la oportunidad de que este asunto quede totalmente resuelto.

Cazemos esas zorras pequeñas que pueden hechar a perder nuestra viña de amor. Puede ser un poco incomodo hacer esto al principio, pero con el tiempo, se vuelve un habito sano en nuestras relaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *